En este artículo os queremos explicar qué son los gatos ferales y cómo podéis ayudarles, vamos por partes...

¿Qué significa feral?

La RAE (Real Academia Española) nos indica que Feral proviene del latín ferālis 'de fiera', que es un adjetivo en desuso y como significado nos muestra "cruel, sangriento" sin embargo esta definición es difícil de encajar en nuestra descripción, la que más se ajusta es la etimológica.

¿Qué es un gato feral?

Un gato feral es aquél que nunca ha tenido contacto con el ser humano. Aquél que ha regresado a un cierto estado salvaje, han tenido que aprender a manejarse por si mismos.

Son gatos que han tenido que aprender a cazar, a buscar su propia comida para sobrevivir, a sortear los peligros de la vida cotidiana evitando ser atropellados o evitando el contacto con los humanos para no sufrir malostratos. Son gatos que han aprendido a cuidar de sí mismos y de su descendencia sin la intervención del ser humano.

El término "feral" se emplea puesto que son gatos que no pueden ser abordados fácilmente por el ser humano, y aunque hemos explicado que se buscan la vida por sí mismos y que no dependen del ser humano queremos también indicaros que esto no es cierto al 100%, los gatos ferales por lo general no suelen ser completamente salvajes y por ello dependen en parte de los humanos para obtener su alimento, bien sea a partir de los desperdicios que los humanos depositamos en las basuras o de aquellos que nos dedicamos al control y alimentación de colonias felinas.

¿Qué diferencia hay entre un gato callejero y uno feral?

Un gato callejero es aquél que se ha adaptado a la vida salvaje tras haber convivido con los seres humanos, es decir tras una pérdida o un abandono. No suelen sentirse incómodos en presencia del ser humano e incluso algunos pueden llegar a acercarse a las personas y a comunicarse con ellas. Sin embargo, los gatos ferales no se acercan al ser humano, se defienden bufando y arañando si te acercas, pueden llegar a ser agresivos si se sienten en peligro aunque tienden a ser evasivos y difíciles de capturar.

Los gatos ferales por lo general provienen de camadas de gatos que previamente fueron callejeros.

 ¿Qué es una colonia felina?

Una colonia es el nombre que recibe la agrupación de gatos ferales y callejeros. Suelen darse en lugares donde hay fuentes de alimento disponible y sólo abandonan el territorio cuando el alimento escasea y necesitan encontrar presas fuera.

El tamaño de una colonia felina varía pudiendo ser de entre 2 y 15 individuos, aunque hay veces que si es un lugar con abundante alimento pueden aumentar su número hasta 80. Otro factor que determinará el número de individuos que compone la colonia felina son los lugares de descanso y los escondites disponibles.

Las colonias felinas suelen estar formadas por hembras de la misma familia, machos jóvenes y uno o dos machos adultos. Los machos adultos son los que controlan el territorio y lo delimitan mediante marcaje para auyentar a otros machos. Si un gato externo intenta entrar en una colonia suelen producirse peleas sobre todo en el caso de machos puesto que suponen una amenaza para el macho dominante. *Por favor, nunca abandones a tu gato en una colonia pensando que estará bien, problablemente sea atacado y ahuyentado del lugar por los machos dominantes y sufrirá mucho.

Por lo general las hembras de las colonias suelen unirse para criar y cuidar a los cachorros, también para repeler a otros animales y minimizar las amenazas. También usarán métodos típicos de marcaje para liberar las feromonas de unos a otros reforzando así la identidad del grupo, esto generalemente lo hacen frotándose unos contra otros facilitando la transferencia de olores.

¿Cómo puedo ayudar a una colonia felina?

Si lo que quieres es ayudar a una colonia felina debes saber que no basta con alimentarles y proporcionarles agua, de hecho esto es contraproducente puesto que con ello se aumentaría el número de gatos de la colonia y aumentarían también las peleas por el territorio y en la época de celo los ruidos.

Os queremos explicar que el único método que ha demostrado ser ético y eficaz para el control de colonias felinas es el método CES, ¿quieres saber en qué consiste? ¡Pues sigue leyendo que te lo explicamos más adelante!

Método CES (Captura, esterilización y suelta)

Este método consiste en capturar a los gatos que forman parte de la colonia (empleando métodos indoloros como por ejemplo el uso de jaulas trampa) para esterilizarles y una vez recuperados de la operación se les devolverá al lugar de la colonia o si estaban en un sitio donde corrían mucho peligro se les buscará una nueva ubicación. 

De esta forma al esterilizarles se consigue controlar la población felina, además al eliminar el celo se eliminan los problemas de peleas y ruidos.

Una vez esterilizados sigue alimentándolos y controlando si aparecen nuevos gatos en tu colonia, puede que sean perdidos o que los hayan abandonado. De esta forma podrás no sólo ayudar a los animales de la colonia sino que también como los conocerás podrás ayudar a un posible animal extraviado. 

También será importante desparasitarles para mejorar su vida y si se ponen enfermos llevarles al veterinario.

Mantén la zona limpia para evitar que los gatos puedan hacerse daño y las quejas de los vecinos, con estas pequeñas pautas conseguiremos que la convivencia sea mucho más placentera y sencilla.

En el caso de gatos muy enfermos, gatos sociables o camadas de gatitos pequeños se intentará encontrar una casa de acogida para que no tengan que volver después de la esterilización a las duras calles.

¿Cómo identificar a un gato esterilizado?

Para poder llevar el control de los gatos que pertenecen a colonias controladas y que ya han sido esterilizados se les realiza durante la operación un pequeño corte en la oreja.

De esta forma será fácil identificar qué gatos están esterilizados y cuales aún no han pasado por el quirófano.