¿Qué son las vacunas?

Las vacunas son un tratamiento preventivo de enfermedades. La vacuna en sí está compuesta por los virus contra los que se quiere luchar, estos virus han sido modificados para que su reacción no sea tan virulenta, suelen estar atenuados o inactivados.

Al introducir la vacuna en el organismo, éste genera anticuerpos contra ella, es decir, se refuerza su sistema inmunitario de forma que si en algún momento el gato entrase en contacto con esa enfermedad su cuerpo será capaz de luchar contra ella puesto que tendrá anticuerpos que lo reconozcan.

¿Cuáles existen?

En gatos a la vacunación no se le ha dado tanta importancia como a la vacunación de los perros, sin embargo, las enfermedades que pueden afectar a los gatos son muy peligrosas, incluso puede que más que las que afectan a los perros. Por ello nosotros siempre recomendamos seguir el calendario de vacunación y las recomendaciones de vuestro veterinario para mantener la salud de vuestros felinos.

Aquí os vamos a detallar las vacunas que existen para gatos:

  • Trivalente felina: Esta vacuna es muy importante puesto que protege frente a tres enfermedades muy peligrosas que afectan a los gatos, son:
    • Panleucopenia: También conocida como gastroenteritis infecciosa felina. Es una enfermedad causada por un parvovirus muy contagioso y muy resistente al ambiente. Sin atención veterinaria, la mortalidad es cercana al 90%. El gato se debilita rápidamente y se deshidrata a causa de diarreas y vómitos. La vacuna trivalente que protege contra esta enfermedad es muy eficaz.
    • Rinotraqueítis: También llamada gripe felina. Es una infección de las vías respiratorias. Es muy contagiosa y pueden padecerla gatos de cualquier edad, pero es más frecuente en cachorros entre las 6 y 12 semanas de vida. Es la causa más importante de enfermedad de vías respiratorias en felinos, seguida por la infección por el calicivirus felino.
    • Calicivirus felino: Es una enfermedad respiratoria grave producida por un virus que, a menudo, acompaña al de la rinotraqueitis. Los gatitos jóvenes o los de criaderos suelen ser los más afectados. El contagio se produce por contacto directo entre gatos, pero también a través de camas, jaulas y comederos, ya que el virus puede vivir hasta 20 días en el ambiente.
  • Rabia: Es una enfermedad mortal transmisible de gatos a personas, mediante el mordisco. En ciertas comunidades autónomas esta vacuna es obligatoria para los gatos.
  • Leucemia felina: Se trata de una enfermedad vírica que se transmite a través del contacto de saliva y heces de gatos ya infectados. Esta vacuna no debe ponerse antes de testar a los gatos ni en gatos ya infectados. En otro artículo hablaremos largo y tendido sobre esta enfermedad puesto que hay mucha información desconocida que queremos contaros.
  • Peritonitis infecciosa felina (PIF): Se trata de otra vacuna no obligatoria. El PIF es una enfermedad mortal, se trata de una mutación del coronavirus que puede producirse por estrés o por la presencia de otras enfermedades.

En España la única vacuna OBLIGATORIA para gatos es la Trivalente Felina. Sin embargo, si queréis viajar con vuestros gatos a otros países de la Unión Europea es obligatorio que tengan puesta la vacuna de la Rabia al menos un mes antes, por lo que si queréis viajar con vuestros bichitos tened esto en cuenta puesto que son muy estrictos con esto.

¿Cuándo vacunar?

El proceso de vacunación no debe comenzarse hasta que los gatos hayan dejado la leche materna. Esto suele ser alrededor de los 2 meses. Antes de ese tiempo reciben las defensas a través de la leche materna.

Hasta que no haya recibido su primera vacuna, no deberían estar en contacto con otros animales para evitar el posible contagio de enfermedades.

A los 2 meses aproximadamente se suele poner la primera vacuna de la trivalente felina. Pasado alrededor de 1 mes de esta vacunación se debe poner un recordatorio de la trivalente felina y muchas veces, junto a esta segunda vacunación se puede incluir la vacuna de la leucemia felina, esta vacuna NO debe ponerse si el gato no ha sido testado.

La vacuna de la leucemia felina sólo debe administrarse a gatos que hayan dado NEGATIVO en el test de la leucemia.

Posteriormente entre los 4 y los 6 meses de edad se recomienda introducir la vacuna de la rabia, esta vacuna recordamos que no suele ser obligatoria en España pero sí en el resto de países de la Unión Europea.

A partir de los 4 meses se puede vacunar contra el PIF aunque no se ha demostrado la eficacia de esta vacuna aún puesto que a esa edad la mayor parte de gatos ya están infectados de coronavirus.

Posteriormente hay que revacunar anualmente de la trivalente felina, también se revacunará de la leucemia y la rabia si es necesario. Estas revacunaciones deben realizarse sólo si la salud de nuestro gato lo permite.