La observación es la primera fase,  empieza desde el momento en que los cachorros salen de la barriga de su progenitora hasta los primeros meses. Debes observar el estado de cada uno de los cachorros, ver si se mueven o no, si respiran correctamente o de forma irregular, qué tan pequeños o delgados son entre si y muy importante observar la relación que tienen con la madre.

A los cachorros hay que mantenerles cerca de la madre, su natural cuidado es crucial para el bienestar físico y psicológico de cada animal. No debemos separarles hasta alrededor de los 3 meses ya que su vida y su socialización dependen de ello.

Por otro lado, si observas señales de enfermedad, como vómitos, llanto en exceso, diarrea o alguna anormalidad física, es importante que te comuniques inmediatamente con tu veterinario. Al nacer, los cachorros se alimentan de la leche de su madre que les proporcionará el calostro necesario para desarrollarse. El calostro les aporta inmunogolobulinas, grasas, carbohidratos, proteínas y agua. Este alimento les ofrecerá las defensas que necesitan para no sufrir ninguna enfermedad.

Si por el contrario, te has encontrado un perro y no cuentas con la presencia de la madre, tendrás que darle biberón. Normalmente, durante los primeros días, los recién nacidos se alimentan cada dos o tres horas. Esto sucede las primera semanas, a medida que se van desarrollado el intervalo va aumentando. Se tiene que utilizar alimento especial para el  cachorro. Uno de los principales errores es darles leche de vaca, ya que esta no es adecuada para perros pequeños, porque tiene demasiada lactosa y no cuenta con los nutrientes de la leche materna.

Se debe consultar con el médico veterinario sobre las leches en polvo, especiales para perros. Estas son las mejores opciones ya que detalla las dosis y cantidades exactas a utilizar. Para dar la leche al cachorro es necesario utilizar un biberón especial, adecuado al tamaño del recién nacido; estas se venden en cualquier tienda de mascotas. Utilizar una jeringa o goteros, también puede funcionar. La temperatura ideal de la leche debe ser de unos 38°C. Al mes ya empiezan a hacer la transición de líquidos, a blandos y luego sólidos.

No olvides que la alimentación es muy importante. Los cachorros que no ganen el adecuado peso durante esta etapa, podrían no sobrevivir. Para ello, deberás pesarles regularmente.

Mantener la temperatura corporal de los recién nacidos es de crucial importancia. Los cachorros dentro de la barriga de su madre, se mantienen a un temperatura ideal, al salir, si no se presta atención a este detalle podrían llegar a morir. Muchos perritos no superan la semana nacido por esta causa.

La madre y los cachorros deben tener preparada un área especial donde puedan estar cómodos, calientes y tener cierta privacidad. Te recomiendo disponer de alguna colchoneta, almohadas y mantas gruesas. La limpieza también es necesaria para mantener la salud de los bebés, diariamente deberás asear el espacio y cambiar toda la indumentaria.

Por el contrario tu cachorro no tiene una progenitora que le proporcione calor o es rechazado por la madre deberás darle especial amor y cuidado. Lo ideal es que le sitúes en una caja de cartón o transportín con sus correspondientes mantas. Necesitará una temperatura estable de entre 20ºC y 22ºC.

Justo debajo de su "nido" pondremos una esterilla eléctrica envuelta en una manta (para que no pueda tener contacto directo). Esta es una herramienta excelente para conservar el calor.ar un seguimiento estricto del peso de los cachorros. La socialización del cachorro.

Si quieres que tus cachorros crezcan sanos y felices, deberás prestar atención a la socialización para ellos es muy importante esta fase, en la que se basará su futura interacción con otros perros, contigo y con el mundo exterior.

Según expertos, es positivo que los cachorros, desde el momento de nacer se mantengan en contacto con su madre y hermanos hasta los 3 meses de vida. Esto les enseñará a relacionarse, a adquirir las conductas propias de los perros y posteriormente, ir creando la confianza emocional necesaria para valerse por sí mismos.

Compartir la comida, el espacio y el cariño del dueño son cosas que se aprenden desde que los perros son cachorros. El contacto corporal y el hecho de que vayan desarrollando el olfato, es esencial para ir creando buenas y sanas habilidades sociales, permite que los cachorros interactúen entre sí de forma natural.

Mantente alerta de los perritos que se aíslan del grupo y trata de acercarlos, sin embargo, no presiones demasiado.

Será muy importante acudir al profesional para que asegure el buen estado de salud de nuestros cachorros y empiece con su calendario de vacunación. También será fundamental poner un chip a todos los cachorros para que puedan ser localizados si se pierden en su etapa adulta. La esterilización es muy conveniente también., cada cachorro tiene su carácter y personalidad.