¿Qué son las vacunas?

Las vacunas son un tratamiento preventivo de enfermedades. La vacuna en sí está compuesta por los virus contra los que se quiere luchar, estos virus han sido modificados para que su reacción no sea tan virulenta, suelen estar atenuados o inactivados.

Al introducir la vacuna en el organismo, éste genera anticuerpos contra ella, es decir, se refuerza su sistema inmunitario de forma que si en algún momento el gato entrase en contacto con esa enfermedad su cuerpo será capaz de luchar contra ella puesto que tendrá anticuerpos que lo reconozcan.

¿Cuáles existen?

Existen dos tipos de vacunas para perros, las obligatorias y las no obligatorias, su obligatoriedad dependerá del lugar en el que viváis.

  • Polivalente canina: Es la vacuna que protege contra algunas de las enfermedades más importantes que afectan a los perros:
    • Parvovirus: se trata de una enfermedad vírica muy contagiosa y que puede llegar a ser mortal. Afecta al intestino y a los glóbulos rojos provocando vómitos y diarreas por lo general sanguinolentas que producen deshidratación.
    • Moquillo: es una enfermedad que afecta a distintos órganos (pulmones, intestino y cerebro) a la vez. Los primeros síntomas que se observan tras el contagio del virus son: fiebre, secreción nasal y ocular, cansancio… Se trata de una enfermedad muy contagiosa y mortal en la mayor parte de los casos.
    • Parainfluenza (conocido coloquialmente como tos de las perreras): es una enfermedad respiratoria que inflama la tráquea. Sus síntomas son tos seca y flemas blancas.
    • Hepatitis infecciosa canina: esta enfermedad vírica afecta al hígado.
    • Leptospirosis: esta enfermedad afecta tanto a perros como a humanos. Produce vómitos, diarreas, úlceras en la boca…
  • Rabia: protege contra la misma enfermedad que le pone nombre. Es una de las vacunas más conocidas pues es obligatoria al ser una enfermedad que se puede transmitir mediante la mordedura de un perro infectado al humano. Se trata de una enfermedad que afecta al sistema nervioso central y que en casi todos los casos es letal.
  • Leishmaniosis: esta vacuna lo que hace es estimular la respuesta T1 del sistema inmune para intentar luchar contra la Leishmania, sin embargo su eficacia no está demostrada y en algunos perros puede causar el desarrollo de la enfermedad.

¿Cuándo vacunar?

El proceso de vacunación no debe comenzarse hasta que los gatos hayan dejado la leche materna. Esto suele ser alrededor de 1.5-2 meses. Antes de ese tiempo reciben las defensas a través de la leche materna.

Hasta que no haya recibido su primera vacuna, no deberían estar en contacto con otros animales para evitar el posible contagio de enfermedades.

A los 2 meses aproximadamente se suele poner la primera vacuna que cubre la parvovirosis y el moquillo. A los 2.5-3 meses se les pone la vacuna polivalente y también la de la rabia. Pasado alrededor de 1 mes de esta vacunación se debe poner un recordatorio de la polivalente.

La vacuna de la leishmaniosis no se recomienda suministrarla hasta los 6 meses de edad.

Posteriormente hay que revacunar anualmente de la polivalente y la rabia. Estas revacunaciones deben realizarse sólo si la salud de nuestro perro lo permite.