En primer lugar queremos dar una información general sobre qué son los nutrientes y cuáles existen de forma general y que puede valer para todos los animales, posteriormente intentaremos proporcionar información específica sobre la alimentación de los distintos animales.

Empecemos por el principio…

Los nutrientes son aquellas sustancias orgánicas e inorgánicas que forman el alimento. Los nutrientes son empleados por el organismo para el correcto funcionamiento de las células, las células son capaces de tomar los nutrientes y convertirlos en energía y en material celular a través de la biosíntesis.

Las plantas consiguen estos nutrientes a partir de la fotosíntesis, sin embargo en los animales que no tienen capacidad fotosintética es necesario aportar estos nutrientes a través de la alimentación para asegurar el correcto funcionamiento del organismo.

Existen distintas formas de clasificar los nutrientes:

  1. Según la cantidad que necesite el organismo:
    1. Macronutrientes: aquellos que el organismo necesita en grandes cantidades, por lo general son las proteínas, grasas e hidratos de carbono. En el proceso metabólico son los sustratos.
    2. Micronutrientes: aquellos que el organismo necesita en pequeñas cantidades, por lo general son las vitaminas y minerales. Regulan los procesos energéticos en el proceso metabólico.
    3. Nutracéuticos: aquellos que no son indispensables para el correcto desarrollo y funcionamiento del organismo pero que aportan efectos beneficiosos para el animal.
  2. Según la importancia que tienen en el proceso metabólico:
    1. Esenciales: son vitales para el organismo, por ello es obligatorio que se proporcionen de forma externa para garantizar el correcto funcionamiento.
    2. No esenciales: no son vitales para el organismo. Pueden sintetizarse bajo determinadas condiciones empleando moléculas precursoras que se encuentran en los nutrientes esenciales. El organismo no necesita que sean aportados de forma externa siempre y cuando se aporten los precursores para que el organismo pueda producirlos.
  3. Según su función:
    1. Energéticos: aquellos nutrientes de los que se extrae la energía necesaria para que el organismo realice sus funciones vitales. Suelen ser los lípidos (grasas) y los glúcidos.
    2. Estructurales: aquellos nutrientes que permiten el crecimiento y dan forma al organismo. Aquí se agrupan las proteínas, los glúcidos, los lípidos, algunos minerales como el fósforo y el calcio…
    3. Reguladores: aquellos que se encargan de controlar las reacciones químicas del metabolismo. Aquí se englobarían las vitaminas y algunos minerales como el sodio, el potasio, entre otros.

Como hemos visto existen distintas formas de clasificar los nutrientes, pero ¿qué nutrientes podemos encontrar en los alimentos? [1]

  • Proteínas
    • Son macronutrientes esenciales que pueden provenir de animales o vegetales.
    • Son elementos básicos que los animales necesitan para construir estructuras. Suelen proporcionar poca energía neta.
    • Aportan aminoácidos (que son la unidad básica que forma la proteína) que servirán para el correcto funcionamiento del organismo.
    • La cantidad de proteínas que se debe aportar en la dieta depende de la especie a la que queramos alimentar. También la procedencia de las proteínas será diferente de unos organismos a otros puesto que cada especie necesita unos aminoácidos esenciales diferentes, por ejemplo los perros requieren unos 10 aminoácidos esenciales mientras que los gatos necesitan 11 (uno de ellos es la taurina).
    • Es importante conocer el origen de la proteína puesto que así conoceremos qué aminoácidos aportará y si será digestible o no, es decir, sabremos si el animal podrá aprovecharla (proteínas muy digestibles y de elevado valor biológico) o si en caso contrario no le proporcionará nada y aumentará el volumen de las heces (proteínas poco digestibles y de escaso valor biológico).
      • Las proteínas de elevado valor biológico se aprovechan en su totalidad y aunque puedan ser más caras se necesita menos cantidad de alimento para satisfacer las necesidades del animal.
    • Algunos términos que es importante conocer para poder entender las etiquetas de los piensos son:
      • Proteína hidrolizada: aquellas proteínas que se pretratan de forma artificial para descomponerlas en elementos más pequeños. Suelen ser una opción cuando el animal tiene alergia a algún tipo concreto de proteína puesto que el organismo al estar en fracciones más pequeñas tiende a no reconocerla como alérgeno. Las proteínas hidrolizadas pueden provenir de cualquier cosa, es decir si son de origen animal, pueden provenir tanto de la carne como de las plumas, el pelo, las pezuñas, los picos, las patas…
      • Carne de … deshidratada: antes de realizar el pienso este tipo de alimento ha sido deshidratado (es decir, se le ha extraído el agua), por ello su cantidad en el pienso final será igual que la inicial.
      • Carne fresca de …: aquí se incluye la carne de forma natural, por lo que la cantidad que incluya el pienso final será 1/3 menor que la inicial puesto que la carne está formada por 1/3 de agua que al deshidratar el pienso se pierde.
Es importante entender el etiquetado, puesto que no es lo mismo un pienso para animales carnívoros realizado con proteína que con carne fresca puesto que las proteínas de la carne fresca serán más digestibles que las de la proteína que no sabemos de dónde la han extraído.
    • Algunos aminoácidos importantes:
      • L-carnitina: se encarga de transportar mitocondrialmente los ácidos grasos de cadena larga y media. Para animales con sobrepeso y deportista es beneficioso, sin embargo para animales con patologías cardíacas es perjudicial.
      • Taurina: se emplea para prevenir enfermedades cardíacas, además es importante para la visión y las funciones reproductoras. Es importante saber que los gatos, a diferencia de los perros, NO son capaces de sintetizarla y debe administrárseles de forma externa.
      • Lysina: permite la síntesis de las proteínas del organismo.
  • Lípidos
    • También conocidos como grasas cuando se encuentran en estado sólido o aceites si están en estado líquido. Son macronutrientes esenciales.
    • Tipos de grasas:
      • Grasas saturadas: son de origen animal y son vitales para el organismo. Transportan las vitaminas liposolubles, influyen en la capacidad muscular, en el pelo y en la piel.
      • Grasas instauradas: proporcionan energía.
    • Contienen gran cantidad de energía neta, entre 2 y 4 veces más que las proteínas. Además aumentan la palatabilidad de la comida.
    • En los lípidos se pueden encontrar los ácidos grasos esenciales, es decir, aquellos que el organismo no puede sintetizar.
    • Ácidos grasos esenciales:
      • Omega 3: se encuentra en el pescado y tienen función antiinflamatoria. Los esenciales son por lo general:
        • DHA (ácido docosahexaenoico): involucrado en la función del ojo y cerebral. Muy importante en animales jóvenes para un buen desarrollo.
        • EPA (ácido eicosapentaenoico): Ayuda a reducir enfermedades de la piel y fomenta el sistema inmune.
      • Omega 6: se encuentra en el lino proporcionando de ácido linoléico. Ayuda a mantener la piel y el pelaje sano además previene problemas como la seborrea y la caída del pelo.
  • Carbohidratos
    • Son compuestos orgánicos formados por carbono (C), hidrógeno (H) y oxígeno (O).
    • Provienen del vegetales como el trigo, el arroz, el maíz, la avena…
    • Aportan algo energía pero no son indispensables para la alimentación del animal, aunque algunos de ellos sí son recomendables.
    • Una cantidad elevada de carbohidratos en la dieta de animales carnívoros puede ser perjudicial puesto que su sistema digestivo no es capaz de digerirlos. Pudiendo llegar a causar problemas en el páncreas generando grandes cantidades de insulina que desemboquen en problemas de diabetes.
    • Tipos de carbohidratos:
      • Azúcares: son hidratos de carbono pequeños y solubles. Se encuentran en la fruta y la miel (fructosa y glucosa), en la malta (maltosa), en la leche (lactosa).
      • Almidón: son hidratos de carbono complejos formados por largas cadenas de glucosa. Se emplea en los piensos industriales para darle forma a la croqueta y que queden compactas. Por ello muchos incluyen arroz o patata. Aporta la mitad de la energía de la que aportaría la misma cantidad de grasa.
      • Fibra: son fibras o polisacáridos no almidonados viscosos que se encuentran en los alimentos vegetales como la celulosa, la hemicelulosa, las pectinas, gomas e inulina, la lignina. Estas sustancias forman la estructura de las membranas celulares vegetales. La fibra, aunque no la digiere el intestino, es necesaria para un buen funcionamiento del tracto gastrointestinal. Sin embargo, el exceso de fibra provoca una mala digestión, perdiendo nutrientes útiles e importantes en el proceso.
    • Clasificación de los carbohidratos según su fermentación [2]:
      • No fermentables: sirven para regular el tránsito, facilitando la eliminación de la materia fecal. Aquí encontraríamos la fibra como el psyllium, que capta mucha agua y forma una esponja protectora y actúa como saciante.
      • Fermentables: aquellos que fermentan en el tracto gastrointestinal estimulando el crecimiento y la actividad de determinados microorganismos beneficiosos. Además, pueden impedir la adhesión de microorganismos patógenos. Algunos hidratos de carbono fermentables beneficiosos para los animales son:
        • Fructooligosacáridos (FOS): son fibras solubles que favorecen el crecimiento de bacterias beneficiosas (lactobacilos o bifidobacterias) en el intestino grueso e inhiben el crecimiento de bacterias patógenas. Estimulan la función inmunológica y la síntesis de algunas vitaminas.
        • Inulina: es un extracto natural que se encuentra en las raíces de algunas plantas. Al igual que los FOS estimulan el crecimiento de bacterias beneficiosas. También facilita la absorción de ciertos minerales (calcio, fósforo y magnesio).
        • Betaglucanos: aumentan la salud del intestino puesto que se unen a los macrófagos.
        • Mananoligosacáridos (MOS): se obtienen de las paredes de la levadura de cerveza. Impiden la adherencia de bacterias patógenas a las células del intestino produciendo el bloqueo de la colonización y por tanto la proliferación de poblaciones perjudiciales.
        • Oligosacáridos: favorecen el desarrollo de las bacterias beneficiosas proporcionándoles alimento a las mismas.
  • Minerales
    • Son elementos inorgánicos que forman parte de los micronutrientes esenciales puesto que los animales no los pueden sintetizar.
    • Su presencia y equilibrio es vital puesto que intervienen en la formación de cartílago y huesos, en la función de los músculos y el sistema nervioso, en el transporte de oxígeno, en los procesos químicos…
    • En las etiquetas de pienso vienen reflejados como “ceniza bruta”.
    • Se clasifican en función de la cantidad en [3]:
      • Macroelementos: aquellos que se encuentran en grandes cantidades.
        • Calcio (Ca): Favorece la formación de huesos y dientes. Es fundamental para la transmisión de impulsos nerviosos y la contracción de los músculos.
        • Fósforo (P): Participa en la formación de huesos y dientes e interviene en la actividad nerviosa y muscular. Es un componente de las membranas de las células. Indispensable para el aporte energético.
        • Sodio (Na): Controla el equilibrio de líquidos en el cuerpo y el pH del organismo. Participa en la regulación de la tensión arterial y en la función muscular.
        • Cloro (Cl): Interviene en el control del contenido de agua dentro y fuera de las células, en la transmisión del impulso nervioso y en la actividad muscular.
        • Potasio (K): Participa en el equilibrio de los líquidos y en el mantenimiento del pH, en la actividad muscular y en el metabolismo de los hidratos de carbono. El corazón es muy sensible a cambios en el potasio.
        • Magnesio (Mg): Es un componente de los huesos e interviene en la contracción muscular, en la propagación de impulsos nerviosos y en la síntesis de proteínas.
        • Azufre (S): Esencial para la formación de los tejidos. Ayuda a mantener el pH del organismo y el funcionamiento del hígado.
      • Oligoelementos: aquellos que se encuentran en pequeñas cantidades.
        • Hierro (Fe): Forma parte de la hemoglobina. Es necesario para la utilización de las vitaminas del grupo B, colabora en las defensas del organismo y es fundamental para el sistema nervioso.
        • Flúor (F): Interviene en la formación y el mantenimiento de huesos y dientes y en diversas reacciones del organismo.
        • Yodo (Y): Importantísimo en la formación de hormonas tiroideas.
        • Cinc (Zn): Participa en el transporte de vitamina A y en más de 100 reacciones del organismo.
        • Cromo (Cr): Interviene en la obtención de energía a partir de grasas e hidratos de carbono.
        • Selenio (Se): Elemento antioxidante necesario para el buen funcionamiento de las células. También participa en el metabolismo de la grasa y de la vitamina E.
        • Manganeso (Mn): Actúa como activador de reacciones químicas en el organismo.
        • Cobre (Cu): Interviene en el crecimiento y en la formación de glóbulos rojos.
        • Cobalto (Co): Participa en la obtención de energía y en la formación de la hemoglobina.
      • Para que un alimento esté balanceado los minerales deben estar compensados puesto que existe una relación entre ellos. Una descompensación en los valores de los distintos minerales puede ocasionar enfermedades como por ejemplo la formación de cristales.
  • Vitaminas
    • Son sustancias orgánicas de diversos orígenes. Son micronutrientes esenciales.
    • Tanto el exceso como el defecto de vitaminas puede ocasionar graves enfermedades.
    • Presentan funciones muy variadas y son indispensables para el desarrollo y buen funcionamiento del organismo.
    • Se clasifican según su solubilidad en [4]:
      • Hidrosolubles: aquellas que son solubles en agua. Son de fácil absorción pero el organismo no las almacena, por lo que el sobrante se elimina en la orina. Su consumo debe ser frecuente.:
        • B1 (Tiamina):
          • Se encuentra en la carne de cerdo, en la levadura, hígado, granos enteros, nueces, semillas de girasol, guisantes, sandía, ostras, avena, germen de trigo…
          • Es necesaria para obtener energía de los hidratos de carbono. También es esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso y los músculos.
        • B2 (riboflavina):
          • Se encuentra en la leche y los productos lácteos. También en vegetales verdes (brócoli, espárragos, espinacas…) y granos.
          • Ayuda al cuerpo a obtener energía a partir de las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono.
        • B3 (niacina):
        • B5 (ácido pantonténico):
          • Se encuentra en la carne, pescado, granos enteros y vegetales.
          • Ayuda a transportar moléculas en el proceso de descomposición de glucosa y ácidos grasos y a obtener energía.
        • B6 (piridoxina):
          • Se obtiene de la carne y del pescado, también de la patata, de algunos vegetales verdes y de la fruta morada.
          • Se emplea para metabolizar proteínas y ácidos grasos. Permite obtener aminoácidos no esenciales. Además juega un papel importante en la producción de glóbulos rojos.
        • B8 (biotina):
          • Se encuentra en el hígado, productos lácteos, setas y levaduras, huevos, pescado, legumbres, cereales integrales, patata, brócoli…
          • Es importante para metabolizar carbohidratos, grasas y proteínas.
        • B9 (ácido fólico):
          • Se encuentra en vegetales de hojas verdes y en el hígado.
          • Junto con la vitamina B12 está involucrada en la producción de glóbulos rojos y hemoglobina, además estimula la formación de anticuerpos.
        • B12 (cianocobalamina):
          • Se encuentra en productos de origen animal exclusivamente.
          • Ayuda al desarrollo celular, al funcionamiento del sistema nervioso y al metabolismo de proteínas y grasas.
        • C (ácido ascórbico):
          • Se encuentra en los cítricos, en el brócoli, repollo, melón, fresas.
          • Esencial para la formación de músculos, vasos sanguíneos, huesos y dientes. Ayuda en la absorción del hierro y en la cicatrización.
      • Liposolubles: aquellas que se disuelven en lípidos. Para que puedan ser absorbidas necesitan estar disueltas en los lípidos. Pueden almacenarse en las células:
        • A (retinol):
          • Se encuentra en vegetales y frutas de colores vivos.
          • Favorece el desarrollo, protección y regulación de piel y mucosas. Es muy importante para la vista. Además de favorecer la producción de anticuerpos y el crecimiento de los huesos y los dientes.
        • D:
          • Se encuentra en huevos, hígado, pescado, leche…
          • Fundamental para la absorción del calcio y del fósforo. Participa en el mantenimiento de la actividad del corazón y del sistema nervioso.
        • E:
          • Se encuentra en vegetales y aceites, por ejemplo en el aceite de soja, germen de trigo, maíz, aceite de girasol…
          • Antioxidante que protege a células, tejidos y órganos de los daños causados por sustancias inestables llamadas radicales libres. Regula el metabolismo de los carbohidratos y estimula la formación de anticuerpos.
        • K:
          • Se encuentra productos lácteos. Además puede ser sintetizada por las bacterias del tracto digestivo.
          • Esencial para la coagulación de la sangre puesto que regula la formación normal de protombina. También participa en el metabolismo celular.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de analizar los piensos es saber qué energía aportan los distintos nutrientes que se incorporan en la dieta. Existen tres tipos de energía principalmente:

  • Energía bruta: Es aquella contenida dentro de un alimento.
  • Energía digestible: es la energía de un alimento que es capaz de ser digerida por el animal.
  • Energía neta: Es la energía que verdaderamente se convierte en energía aprovechable, excepto la liberada en forma de calor.

Vale, todo esto está muy bien… pero realmente hay que saber cuál es la energía que realmente le estamos aportando a los animales, y esto se conoce como energía metabolizable y en otro artículo veremos cómo calcularla.

Con toda esta información en mente podremos profundizar más detalladamente en la mejor alimentación para cada animal, pero esto lo veremos más adelante, ¿te animas a seguir aprendiendo?

 

Bibliografía:

[1] L.M.E. Ocaña, Alimentos balanceados para animales y mascotas, (2015). https://www.paradais-sphynx.com/mascotas/alimentos-balanceados-animales.htm.

[2] M. Saludables, Beneficios de los prebióticos en la alimentación de nuestras mascotas, (2015). https://www.grupobynsa.com/blog/beneficios-prebioticos-alimentacion-mascotas/.

[3] ATEUVES, Complementos de vitaminas y minerales en alimento para perros y gatos, (2015). https://ateuves.es/vitaminas-y-minerales-para-perros-y-gatos/.

[4] V. Pineda, Las vitaminas en los animales, (2012). https://es.slideshare.net/VICTORLEONARDOPINEDA2012/las-vitaminas-2012-11453486.